Botonera Principal

free templates joomla
20 años Instituto de la Construcción

Mario Lafontaine: “Nuestro desafío justamente está en ver cómo introducir la tecnología en todas las áreas de nuestro rubro”

Con cerca de 10 años de experiencia laboral, el ingeniero estructural hace un análisis del estado del arte del sector y los desafíos que enfrenta actualmente.
Noticia 4Como una nueva forma de dar a conocer la visión y el trabajo que están desarrollando jóvenes profesionales del sector es que, desde este mes, en el Instituto de la Construcción daremos inicio a un ciclo de entrevistas en las cuales ingenieros, arquitectos y otros profesionales, entregarán su opinión y visión del estado actual del área, además de indagar en el desafío que representa trabajar junto a nombres reconocidos, tanto nacional como internacionalmente.

Mario Lafontaine es ingeniero civil estructural de la Universidad de Chile y desde el año 2008 trabaja en René Lagos Engineers, oficina de consultoría del reconocido ingeniero nacional René Lagos y que ha estado a cargo de proyectos tan importantes como el Edificio Costanera Center, la Clínica Las Condes y el Centro de Justicia de Santiago, entre otros.

Desde el año 2012 ocupa el cargo de director de Nuevas Tecnologías y, con esa mirada más la experiencia que le ha dado el trabajar en una de las oficinas de cálculo estructural más importantes del país, nos entrega su opinión sobre el estado del arte del sector, las oportunidades y desafíos de la construcción en Chile.

¿Cuál es su visión del sector de la construcción chileno?
Se trata de un sector que, en general, hace su trabajo con una muy buena calidad y prueba de ello es el buen comportamiento que han tenido nuestras edificaciones a lo largo de los terremotos más severos ocurridos en la última década. Es un rubro bastante competitivo, el cual exige a sus actores estar en una constante búsqueda de eficiencias y por ello es que creo que la innovación cobra un rol especial, lo cual ya se está observando en métodos constructivos, prefabricación, industrialización, etc.

A su juicio, ¿cuáles son los problemas/desafíos más urgentes que afectan al sector?
Uno de los desafíos más urgentes que afectan al sector corresponde a la implementación generalizada de la metodología BIM. Actualmente ésta se utiliza mucho durante el desarrollo del proyecto; sin embargo, al empezar la construcción, por diversos motivos ya sean tecnológicos, culturales, etc., el modelo BIM se deja de lado, no se actualiza, no se centralizan las distintas especialidades, ni se incorpora la variable temporal, entre otras acciones. Todo esto repercute en una subutilización de los potenciales beneficios de esta tecnología y, además, condiciona su uso para etapas posteriores como, por ejemplo, la operación.

¿Cree que su sector se ha hecho cargo de esos problemas? ¿De qué manera?
Desde la perspectiva de la ingeniería estructural, que es donde me desempeño, nos hemos hecho cargo de manera parcial. Por un lado, como industria en general somos capaces de generar modelos BIM de la geometría del proyecto de estructuras sin grandes problemas; sin embargo, existen limitantes tecnológicas que evitan incorporar la enfierradura de los elementos de hormigón armado en los modelos de manera eficiente y, por ende, entregar un modelo BIM completo.

Esto trae una serie de consecuencias, como por ejemplo, que para realizar este proceso de enfierrado necesariamente se deba migrar a la plataforma CAD, lo cual muchas veces contribuye a que el modelo BIM se deje de actualizar.

¿Qué posición deberían ocupar el cambio climático y la eficiencia energética en las prioridades del rubro?
El cambio climático es un tema a tener presente, no solo en la industria de la construcción, sino que a nivel de sociedad y, por ende, debiese ocupar un lugar privilegiado dentro las prioridades. Hoy ya se mide la huella de carbono de diversas construcciones y los proyectos arquitectónicos están utilizando cada vez más estrategias de eficiencia energética en sus proyectos.

Como ingenieros estructurales debemos ser eficientes en el uso de materiales de construcción y, a la vez, hacer proyectos que sean resilientes ante las catástrofes naturales que comúnmente azotan nuestro país, lo cual implica un gran desafío y responsabilidad con la sociedad y el medio ambiente.

¿Qué falta para que se avance hacia la construcción sustentable?
Desde el punto de vista de la ingeniería estructural, actualmente tenemos restricciones normativas que impiden una utilización más eficiente de los materiales de construcción y, con ello, una disminución de la huella de carbono y, por ende, mayor sustentabilidad.

Esto es distinto en otros países como Estados Unidos, donde las normas prescriptivas de diseño estructural permiten la utilización de métodos más avanzados basados en desempeño. Estos métodos basados en desempeño utilizan el estado del arte de la ingeniería estructural (análisis no lineal en vez del análisis lineal usado en las normas), los cuales permiten una mejor estimación del comportamiento de la estructura ante sismos, lo que finalmente se traduce en diseños más eficientes e igualmente seguros que los tradicionales.

Un primer paso en esta dirección fue tomado por la Asociación Chilena de Sismología e Ingeniería Antisísmica (Achisina) con la publicación del documento "Diseño sísmico basado en desempeño, un procedimiento alternativo para el análisis y diseño sísmico de edificios". El paso siguiente necesario para que tenga validez legal es que futuras versiones de la norma NCh433 "Diseño Sísmico de Edificios" reconozcan y abran la puerta a estas nuevas tecnologías.

Con tantos profesionales chilenos consagrados/destacados en el sector, ¿cuál es el desafío para los ingenieros jóvenes?
Los jóvenes hemos crecido en una época donde los avances tecnológicos han sucedido a una velocidad cada vez mayor, por lo que nuestro desafío justamente está en ver cómo introducir la tecnología en todas las áreas de nuestro rubro. A mi forma de ver, esto debe ser un trabajo continuo: siempre debemos estar observando los procesos que nos rodean, desde los más triviales a los más complejos, y nos daremos cuenta cómo la tecnología no solo nos permite ser más eficientes eliminando y/o automatizando etapas que no crean valor, sino que también mejorar la calidad disminuyendo errores típicos de un trabajo artesanal.

Volver

Twitter